¡Empezamos!

Empieza el viaje!Siempre nos gustó regresar a lugares en los que ya habíamos estado antes. Nos gusta ver que las cosas siguen igual, pero al mismo tiempo son completamente diferentes y nos divierte descubrir aquello que la primera vez nuestros ojos no supieron ver.

Un avión nos llevaba de nuevo a la caótica ciudad de Bangkok, pero esta vez el regreso era diferente a todos los anteriores. Nuestros billetes solo eran de ida y, salvo algunos planes para los primeros días, no teníamos ninguna idea de qué pasos seguir durante los próximos meses.
Desde ese primer día en Bangkok ya ha pasado un mes. Es increíble lo deprisa que pasa el tiempo cuando uno se siente bien.

En estos intensos 30 días hemos tenido tiempo de gastar suela por el asfalto de la gran ciudad, de dejar nuestras huellas en la fina arena de las playas tailandesas y de demostrar que aún seguimos en forma montaña arriba en las tierras altas de Malasia.

Tailandia y Malasia

Hemos probado deliciosos platos locales…

Comida en Georgetown

y sabrosas frutas tropicales.

Fruta!

Hemos contemplado espectaculares puestas de sol.

Atardeceres en el Golfo de Tailandia

Hemos viajado (e incluso dormido) en distintos medios de transporte por aire, tierra y mar.

Transportes

Y nos hemos familiarizado con algunos miembros de la fauna local.

Anialitos

También hemos aprendido algunas cosas, como por ejemplo
… que no somos tan malos haciendo el equipaje como pensábamos y que los algo más de 10 Kg que llevamos en nuestras respectivas mochilas los suman un montón de cosas útiles. Hemos usado todo lo que llevamos con nosotros salvo el chubasquero y la mayoría de cosas de nuestro botiquín (esperamos que esto siga así hasta el final del viaje).
… que la única cosa que realmente hemos necesitado usar del botiquín, se nos había olvidado traerla con nosotros. Al contrario de lo que puedan pensar nuestras madres, aquí también existen las farmacias y ya tenemos dos botes de desinfectante en nuestro poder.
… que puede que no exista ninguna prenda tan versátil como un pareo. Lo hemos usado como toalla, mosquitera, para protegernos del sol, como manta-sabana, como bufanda y como cubierta para entrar en lugares de culto. Seguro que en estos meses le encontraremos alguna otra utilidad.
… que podemos compartir dormitorio con otras 15 personas, pero que preferimos no hacerlo. Y lo mismo nos sucede con los baños, solo que en este caso es más difícil evitarlo por cuestiones de presupuesto.
Y relacionado con lo anterior… que al entrar en una ducha compartida, antes hay que llamar si no quieres llevarte una desagradable sorpresa.
… que ver animales exóticos tiene su gracia, pero que cuando viven en el cuarto de baño y te observan mientras haces tus necesidades, ya no es tan divertido.
… que en el sudeste asiático también se puede pasar frío y no nos estamos refiriendo solo a los medios de transporte y centros comerciales en general, sino a las Cameron Highlands de Malasia.
… que se puede pasar una noche divertidísima bebiendo cerveza, pero que si ésta cuesta barata y tiene 12 grados, la resaca puede ser un infierno.
… y sobre todo, que para viajar en modo “vacaciones” siempre queda tiempo (o al menos eso esperamos), pero para hacer un viaje como este quizás no. Así que nos hemos adaptado a la perfección a viajar despacio, disfrutar del día a día y no considerar que hay tiempo perdido, sino que hay espacio para todo. Incluso para tener un domingo de lo más normal levantándonos tarde, hablando con nuestros padres y pasando el rato leyendo y haciendo planes.
Esto último ya nos ha llevado a cambiar algo la idea inicial y a tomar la decisión de “ver menos”, para disfrutar más.

 

Anuncios

7 comentarios en “¡Empezamos!

  1. Con este nombre no me viene otra cosa a la cabeza que este poema 😉
    Caminante, son tus huellas
    el camino y nada más;
    Caminante, no hay camino,
    se hace camino al andar.
    (…)
    De todo corazón os deseo que dejéis ese camino lleno de huellas y que a la vez el camino deje huella en vosotros, porque estoy segura que esto será un antes y un después en vuestras vidas. Como os he dicho muchas veces espero que un día nuestros caminos se junten y que entonces me podáis decir que empezar este camino fue una de las mejores decisiones de vuestra vida. 😉
    Desde México un besazo muy grande a los dos!!!

    A disfrutar!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Silvia!!
      Sí, hemos citado el poema al final de la página…para ver si alguien llegaba a leer hasta el fondo, jajaja! ;p
      Me alegro de que el primer comentario sea de Un cambio de aires. Como ha escrito María en Facebook, son varios los blogs que nos han inspirado y motivado a lo largo de los últimos años, pero con el vuestro ha sido como amor a primera vista, jaja!
      Espero de verdad que un día nos juntemos los 4…los encuentros viajeros son siempre muy intensos! 😉
      Un abrazo a los dos!!!

      Me gusta

  2. Jajajaja como me he reído con vuestra primera entrada!! no hay nada peor que una cerveza de 12º!! barata! jajjaja eso tumba hasta a un elefante ;P
    Benditos pareos!! aunque en verdad nosotros no los hemos usado mucho salvo para ir a la playa y secarnos alguna vez, bueno y taparnos por la noche, y ponerlo en el suelo para hacer un picnic, y para hacernos sombra…. oye pues si que lo hemos usao si! jajaja

    Un abrazo enorme y como os decía por el facebook ya tenéis un fiel lector más
    Graaaaandes!!! 🙂

    Carlos

    Le gusta a 1 persona

  3. Pingback: Cominciamo! | Nuestras huellas el camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s